VerVer mapaArrastraIr a la web

Crónica de una fiesta: diez años de Worköholics.

11 de abril de 2019. Jueves tarde. La agencia cumplía 10 años de vida y había que celebrarlo. Sin filtros. Sin mascarillas. Eran otros tiempos.

Crónica de una fiesta: diez años de Worköholics

Con las manos en la cazadora camino junto a la ría acariciada por el sol de media tarde. Aún con ciertas dudas sobre si cumplir diez años como agencia es motivo de celebración, me siento feliz y con ganas de compartir este día con la gente que ha hecho posible el proyecto Worköholics.

He pasado la tarde tratando de escribir cuatro palabras para hilar un discurso con sentido. Quizá no tenga esta oportunidad hasta dentro de 10 años así que debiera decir algo brillante, interesante y profundo. Debiera hablar del origen de un nombre impronunciable y de significado dudoso pero que me encanta. Debiera hablar del camino recorrido, de las personas y entidades que nos habéis acompañado. Debiera mirar al futuro. Estoy preparada.

Llego al Muelle donde Eneko y Fran se encargan de que todo esté perfecto. Me encanta el local, a la altura de las mejores localizaciones de Russian Doll. Últimos toques en el photocall, indicaciones para la fotografía y video. ¡Bienvenidas a la fiesta Wx!

Poco a poco el local se va llenando y me voy sintiendo más y más arropada por mis compañeros de Worköholics, amigas, familia y personas de un valor incalculable. No se cuantos abrazos he dado. Quizá el más bonito el de Germán, co-fundador de Worköholics, o el detalle de que Xabi haya hecho lo imposible por acercarse a saludar antes de coger su vuelo a Madrid, o una Olaia sonriente acompañada de su hija. Han venido Ricardo, Raul, Lucía, July y Ramón, Jon y Aitziber, Cristina y Mikeldi, Juan, Olatz y Noelia. También está Pedro de Canal Directo que charla animadamente con Ivan de Uniko. Y podría seguir enumerando momentos preciosos. Creo que por aquí os dejo un video.

Alguien me pregunta si voy a decir unas palabras. Sí, sí, claro. Pero nada de lo preparado tiene ya sentido. Y subo al escenario, acompañada del equipo, para decir lo único que se puede decir. Gracias!

Gracias a Nagore, Leire, Myriam, Fran, Igor, María, Eneko, Anaitz, Lorea, Irune, Gorka e Iker. El mejor equipo posible.

Gracias a todas las personas que, como Lola y Marcelo, nos han inspirado y dibujado el camino de Worköholics.

Gracias a Iker, Gorka, Zgor y Jabi, porque no puedo imaginar un Worköholics sin vosotros, sin Irontec.

Y gracias a Jabi, por existir.

Parece que la fiesta ha sido un éxito, y vista mi incapacidad para hablar de Worköholics y de su historia, le hemos pedido a nuestros invitados que sean ellos quienes formulen un deseo para el 20 aniversario. Dentro video.